Cuando Lucas Muñoz conoció a la albense Clara Salazar en el Retiro de Madrid, seguro que nunca imaginó que su amor fuera de casa como en Alba de Tormes. Tras contraer matrimonio, Lucas emprendió la tarea de crear un pequeño negocio, un mecánico más alto que el de Industrias Leonú, el primero de este tipo en la villa y el lugar de la enseñanza para muchos albenos como Benito Reyes, Lucio Hernández y Mariano Nieto. . . .

Todos aprendieron el oficio trabajando, sin recibir dinero a cambio. Sin embargo, según Ángel Muñoz Salazar, sus padres siempre fueron muy agradecidos con la familia Muñoz.

Los inicios del taller de instalaciones eléctricas se remontan al año 1967 en los soportes de la Plaza del Grano que sirvieron como almacén de lana. Posteriormente el taller pasó por la calle Ochavo en una cochera frente a la antigua fábrica de harinas de Escudero y después a la calle San Esteban.

Desde montajes eléctricos a mantenimiento de alumbrados públicos

Actualmente y desde el año 1997, la empresa se asienta en la carretera Peñaranda y puede presumir de emplear a 25 personas, que puede realizar trabajos por toda la Península, aunque gran parte de su trabajo tiene lugar en la provincia de Salamanca, donde su trabajo es ampliamente reconocida.

El taller es el punto de partida, las llamadas que reciben significantes trabajos de instalaciones y montajes eléctricos, alquiler de maquinaria, mecanización de sondeos, mantenimiento de líneas, mantenimiento de industrias, alumbrados públicos y mantenimiento de elevaciones de aguas y sondeos.